Blogia
Cuida la Tierra

Cambio climatico

La Hora del Planeta

La Hora del Planeta

La hora en que el mundo se une contra el cambio climático
Sábado 28 de marzo de 2009 a las 20.30 hs.

La iniciativa de WWF, representada en la Argentina por la Fundación Vida Silvestre Argentina, pretende demostrar a los gobiernos, ciudadanos y empresas que es posible una acción conjunta contra el cambio climático. La campaña culminará el próximo 28 de marzo de 2009 entre las 20.30 y las 21.30 horas, momento en el que mil ciudades apagarán las luces de sus edificios más emblemáticos. Durante esta hora, se promoverán diferentes actividades de sensibilización sobre el calentamiento global en las que se pretende implicar a mil millones de personas.

WWF espera que La Hora del Planeta sea el evento de participación masiva más importante del mundo. Su objetivo es lanzar un mensaje a los líderes mundiales que se reunirán en 2009 en Copenhague, para firmar un nuevo tratado global sobre cambio climático. La campaña persigue un compromiso de acción decidida encaminado a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

En una época de crisis y preocupación, ante la situación económica y ambiental, WWF ofrece la posibilidad de pasar a la acción. Este año, más de 60 países se implicarán en este gran evento para luchar contra el cambio climático, y se prevé un gran incremento respecto a la participación ciudadana en el 2008, cuando 50 millones de personas se unieron en La Hora del Planeta y se apagaron edificios simbólicos como El Coliseo de Roma, El Parlamento de Budapest y El Puente Golden Gate de San Francisco.

La Hora del Planeta busca informar a la población sobre la amenaza del cambio climático y lo fácil que es actuar de forma individual. Pequeños cambios en la vida diaria, como reemplazar las lamparitas por luces fluorescentes o reducir el consumo energético, también son cruciales. 

Sobre la Campaña La Hora del Planeta
La Hora del Planeta surgió en Sydney, Australia, durante el año 2007 y convocó a dos millones de personas. Durante La Hora del Planeta 2008, más de 50 millones de personas en 400 ciudades apagaron sus luces y algunos de los principales íconos – como la Opera en Sidney, el Coliseo en Roma, el City Hall en Londres, el Empire State en Nueva York, la Torre de Sears en Chicago, el Golden Gate en San Francisco, entre otros- se oscurecieron. Algunas empresas también demostraron su apoyo. Así la página web de Google se oscureció durante todo el día en tributo a La Hora del Planeta. 
La Hora del Planeta se ha convertido de un evento local en Sidney (Australia) a un evento de caracter mundial.

Via/ Fundacion Vida Silvestre Argentina

Podès ver tambièn: WWF España La hora del Planeta

Volver a Espacioteca

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Cambio climático, efectos irreversibles

Muchos de los efectos dañinos que ha causado el cambio climático en el planeta son irreversibles.

Éste es el pesimista mensaje de un equipo internacional de científicos que afirma que aún si logramos de alguna forma reducir las emisiones de carbono las temperaturas en el mundo seguirán altas durante 1.000 años.

El informe fue llevado a cabo por el Laboratorio de Investigación del Sistema de la Tierra de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA), que depende del Departamento de Energía.Y fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (Actas de la Academia Nacional de Ciencias).

Los científicos advierten que si los niveles de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera continúan aumentando, habrá cada vez menos precipitaciones en áreas que ya están secas. Agregan que actualmente los océanos están retrasando el calentamiento global al absorber calor, pero eventualmente liberarán ese calor en la atmósfera.

El futuro, peor

Según los científicos, éste es el momento en que los políticos deben compensar los daños medioambientales que han sido causados por la contaminación causada por el hombre.Porque de lo contrario, lo peor está por venir, expresan.

"Este informe no nos dice que todo está perdido" dijo a la BBC Susan Solomon, principal autora del estudio.

"Lo que afirma es que parte de lo que ya hemos causado es irreversible, pero ahora es el momento de tomar mejores decisiones para el futuro. Porque es en el futuro cuando ocurrirán los mayores cambios en el clima", expresa la científica.

 El estudio analiza las consecuencias de permitir que el CO2 continúe concentrándose en distintos niveles más altos del actual (concentraciones de 385 partes por millón, ppm).

Los científicos descubrieron que aún si logramos detener completamente hoy las emisiones de carbono, los cambios en las temperaturas de la superficie, las precipitaciones, y el aumento en los niveles del mar serán en gran parte irreversibles durante 1.000 años.

El aumento en el nivel de los mares causarán cambios irreversibles futuros en la geografía de la Tierra ya que muchas costas e islas eventualmente quedarán sumergidas"
Dra. Susan Solomon
Pero si permitimos que el CO2 continúe aumentando a entre 450 y 600 ppm, los resultados serán persistentes disminuciones en las precipitaciones de lluvia, particularmente en zonas ya secas del sur de Europa, el norte de África, el suroeste de Norteamérica y partes de Australia.

 "El calentamiento que ya estamos viendo es de 0,75 grados centígrados" dice Susan Solomon.

"Pero si seguimos produciendo emisiones a la tasa actual será muy fácil que aumente a 1,5 grados centígrados y esto causará enormes cambios, particularmente en las precipitaciones de lluvia", agrega.

La reducción en las precipitaciones de lluvia, dicen los autores, no sólo durarán unas cuantas décadas sino que se cree que permanecen así durante siglos y tendrán una serie de impactos distintos en cada región.

Por ejemplo, una disminución en los abastecimientos de agua para uso humano, aumento en la frecuencia de incendios, cambios en los ecosistemas y expansión de los desiertos.

Y también resultará afectada la agricultura de trigo y maíz en regiones que dependen de la lluvia para la alimentación, como África.

Cambios geográficos

Según los científicos, sólo tomando en cuenta el aumento en la temperatura de las aguas oceánicas, el estudio muestra que para el año 3000 el nivel de mar promedio aumentará entre 0,4 y 1 metros si el CO2 se mantiene a 600 ppm.

Nivel de mar
El aumento en el nivel del mar causará cambios en la geografía del planeta.
Pero si las concentraciones de CO2 llegan a 1.000 ppm, esas cifras se duplicarán.

"Y el aumento en el nivel de los mares causarán cambios irreversibles futuros en la geografía de la Tierra -dicen los autores- ya que muchas costas e islas eventualmente quedarán sumergidas".

¿Hay algo entonces que se pueda hacer para prevenir estos cambios? o ¿nos espera solamente la catástrofe?

Según Susan Solomon, "los seres humanos somos muy adaptables y sin duda nos adaptaremos a los cambios".

"Pero debemos preguntarnos cuánto daño queremos realmente que sufra el planeta, cuánto cambio climático debemos permitir y cuánto tendremos que aceptar como alimento suficiente para la humanidad".

"Creo que éste el momento de plantearnos estas preguntas, de hacer algo para evitar estos cambios, y no sólo sentarnos a esperar que ocurran", expresa la investigadora.

Las conclusiones de la NOAA surgen al mismo tiempo en que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenó a su Agencia de Protección del Medio Ambiente revisar las normativas sobre emisiones de carbono para vehículos particulares.

Fuente: BBC Mundo.com

La eficiencia energética podría bajar 54% los gases contaminantes

La eficiencia energética podría bajar 54% los gases contaminantes

POZNAN, Polonia.- Una demora de los gobiernos en actuar contra el cambio climático tendrá serias consecuencias para la humanidad y el planeta Tierra, advirtieron prestigiosos científicos durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que comenzó el 1° de diciembre y finaliza hoy en esta ciudad.

En el megaencuentro intergubernamental participan unos 11.000 expertos de 189 países, entre ellos 145 ministros y autoridades máximas de los organismos ambientales. Se trata de la decimocuarta reunión anual de los integrantes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático desde su creación, en Río de Janeiro, en 1992.

Rajendra Pachauri, presidente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) que recibió junto a Al Gore el Premio Nobel en 2007 por su esfuerzo en generar conocimiento sobre el cambio climático, dijo a LA NACION que considera que los gobernantes están escuchando a la comunidad científica.

"Un ejemplo es la hoja de ruta dirigida a tomar medidas, que se creó en la reunión de Bali de 2007. Es de esperar que en Poznan se llegue a un marco para prevenir peligrosas intervenciones humanas en el sistema climático, y que en 2009 se llegue un acuerdo más fuerte", señaló Pachauri.

Si bien las negociaciones para disminuir las emisiones de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero (GEI) son difíciles por los diferentes intereses en juego, ya existen algunos acuerdos. El Protocolo de Kyoto, que vio la luz en la conferencia de 1997, establece la disminución del 5% de las emisiones de GEI, con respecto a los niveles de 1990, en el período 2008-2012. Se espera que en la próxima reunión anual, que se realizará en Copenhague, se llegue a un acuerdo más exigente que podría superar al de Kyoto.

Si bien ya se están realizando numerosas acciones en diferentes países para frenar el aumento de la temperatura terrestre, para los expertos no son suficientes. Las consecuencias de no tomar medidas más exigentes e internacionalmente más coordinadas son múltiples: aumentará la frecuencia de eventos extremos (huracanes e inundaciones); cambios abruptos e irreversibles en los hielos polares, y aumentará el nivel del mar, lo que afectará a las zonas costeras y a las pequeñas islas, y el número de especies en peligro de extinción.

"Llegamos a la conclusión de que ahora sabemos lo suficiente para que se tomen medidas, y que deben ser urgentes. Pero están sujetas a las decisiones de los políticos", dijo Martin Parry, que codirigió el Grupo II del IPCC junto con el argentino Osvaldo Canziani.

Ingenio eficiente

Mientras tanto, los interrogantes apuntan a cómo reducir las emisiones dióxido de carbono y otros gases contaminantes que se producen por el consumo y la generación de energía a partir de combustibles fósiles, la deforestación y la agricultura, entre otras actividades humanas.

Richard Bradley, director de la División de Ambiente y Eficiencia Energética de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), señaló que una estrategia clave para lograr un "proceso de descarbonización" es la eficiencia energética. "Esto significa utilizar menos energía para el mismo servicio, en el transporte, la iluminación de las ciudades y en los edificios, entre otras áreas", dijo.

El informe anual de la IAE anuncia que en el mejor escenario para 2030 la eficiencia energética podría generar un 54% de reducción de la emisión de gases de calentamiento terrestre, seguida de las energías renovables (23 por ciento).

En la exposición de tecnologías limpias que se está realizando en forma paralela a la conferencia, se pueden ver diferentes formas de reducir gases contaminantes. Entre otras curiosidades, se exhiben una casa eficiente (con aislamiento térmico y electrodomésticos ahorradores de energía), "cosechadoras" de lluvias para zonas desérticas y autos que funcionan con hidrógeno.

Entre las delegaciones que participan del encuentro, está la comitiva argentina, compuesta por representantes de la Cancillería y la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Argentina.

Gabriel Blanco, de la Dirección de Cambio Climático, destacó que existen situaciones preocupantes en la Argentina, como la erosión de las zonas costeras, el aumento de precipitaciones y de sequías, y la disminución del caudal de los ríos que nacen en la cordillera.

"Nuestro país está participando de manera proactiva en el grupo de revisión del Protocolo de Kyoto y en el de mitigación y adaptación de los fenómenos resultantes del cambio climático", informó.

Un desafío de esta conferencia es consolidar un fondo financiero de los países desarrollados para las naciones más vulnerables. El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, llamó ayer a no ceder en los esfuerzos. "Necesitamos un nuevo acuerdo verde", dijo.

Via/ La Nacion.com

Calentamiento global alimenta huracanes

La idea de que el cambio climático podría estar ligado a las tormentas tropicales ha sido muy controversial. Unos años atrás, se decía que los huracanes se volverían más frecuentes y más comunes en un planeta cada vez más caliente. Investigaciones recientes sugieren que los ciclones podrían darse con menos frecuencia pero cada vez con mayor fuerza.

"Estamos viendo una señal que nos está diciendo que el efecto más potente (del incremento de las temperaturas oceánicas) se ve en las tormentas más fuertes", indicó James Elsner, de la Universidad Estatal de la Florida en Tallahassee, capital de ese estado estadounidense.

"En velocidades promedio o medianas, como de 143 kilómetros por hora (huracán categoría 1), no vemos una tendencia; pero cuando tenemos una velocidad de 215 kilómetros por hora (huracán categoría 4), sí vemos una tendencia", agregó.

El aumento de tormentas fuertes se ve marcadamente en el Atlántico Norte y en el Océano Indico, mientras que no se da en el Pacífico Sur. "Estamos analizando diferentes cuencas oceánicas y algunas ya son bastante cálidas", dijo el profesor Elsner. Y explicó que allí un incremento en la temperatura no va a producir un aumento tan fuerte en las tormentas como en las cuencas donde las temperaturas apenas favorecen los ciclones.

Los investigadores creen que las tormentas más débiles no se ven tan afectadas porque los factores que les impiden desarrollar todo su potencial no tienen relación con las temperaturas oceánicas. Aparte del cambio climático inducido por el ser humano, la incidencia de tormentas tropicales está determinada por ciclos naturales como la corriente de El Niño, que afecta la temperatura de las superficies en varias partes de los océanos. Aunque, en definitiva, el daño que los huracanes provocan no se debe tanto a su fuerza sino más bien al hecho de que toquen tierra.

Fuente: Prensa YVKE/Agencias

Los gases del efecto invernadero son CO2, H2O,CH4 y ahora tambien el NF3

El gas que contienen las pantallas planas de televisión contribuye a la contaminación atmosférica y el calentamiento global, según denuncia un científico de la Universidad de California.

Algunos de los gases que los plasmas contienen, como el trifluoruro de nitrógeno (NF3), son alrededor de 17.000 veces más poderosos que el dióxido de carbono (CO2) en lo que a impacto ambiental respecta, afirma el profesor Michael Prather en un informe publicado por la revista ’New Scientist’.

El experto explica que es necesario medir las emisiones de gases no incluidos en el Protocolo de Kioto sobre cambio climático, tales como el NF3, que al momento de la firma del protocolo era mínima.

Se calcula que solo en este año se producirán 4.000 toneladas de NF3 y que es probable que esa cantidad se duplique en 2009. Este gas se está produciendo en grandes cantidades y no solo no está en el Protocolo de Kioto sino que ni siquiera hay reglamentación sobre su uso.

Las emisiones de las plantas de energía a carbón palidecen frente a las de gas para las pantallas de televisión, declara Prather, a lo que agrega que "no sabemos cuánto de ese gas está escapando y filtrándose en la atmósfera".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

El calentamiento global alimenta los huracanes

Unos años atrás, se decía que los huracanes se volverían más frecuentes y más comunes en un planeta cada vez más caliente. Investigaciones recientes sugieren que los ciclones podrían darse con menos frecuencia pero cada vez con mayor fuerza.

Las tormentas tropicales más poderosas se están volviendo aún más fuertes a medida que los océanos del planeta se calientan, confirmaron científicos. Análisis de información satelital muestra que en los últimos 25 años, fuertes tormentas, huracanes y tifones se han vuelto más frecuentes en la mayoría de los trópicos, dijeron los expertos en la revista Nature.

La idea de que el cambio climático podría estar ligado a las tormentas tropicales ha sido muy controversial. Unos años atrás, se decía que los huracanes se volverían más frecuentes y más comunes en un planeta cada vez más caliente. Investigaciones recientes sugieren que los ciclones podrían darse con menos frecuencia pero cada vez con mayor fuerza.

"Estamos viendo una señal que nos está diciendo que el efecto más potente (del incremento de las temperaturas oceánicas) se ve en las tormentas más fuertes", indicó James Elsner, de la Universidad Estatal de la Florida en Tallahassee, capital de ese estado estadounidense.

"En velocidades promedio o medianas, como de 143 kilómetros por hora (huracán categoría 1), no vemos una tendencia; pero cuando tenemos una velocidad de 215 kilómetros por hora (huracán categoría 4), sí vemos una tendencia", agregó.

El aumento de tormentas fuertes se ve marcadamente en el Atlántico Norte y en el Océano Indico, mientras que no se da en el Pacífico Sur. "Estamos analizando diferentes cuencas oceánicas y algunas ya son bastante cálidas", dijo el profesor Elsner. Y explicó que allí un incremento en la temperatura no va a producir un aumento tan fuerte en las tormentas como en las cuencas donde las temperaturas apenas favorecen los ciclones.

Los investigadores creen que las tormentas más débiles no se ven tan afectadas porque los factores que les impiden desarrollar todo su potencial no tienen relación con las temperaturas oceánicas. Aparte del cambio climático inducido por el ser humano, la incidencia de tormentas tropicales está determinada por ciclos naturales como la corriente de El Niño, que afecta la temperatura de las superficies en varias partes de los océanos. Aunque, en definitiva, el daño que los huracanes provocan no se debe tanto a su fuerza sino más bien al hecho de que toquen tierra.

Fuente: Prensa YVKE/Agencias

 

Podría vincularse con el cambio climático derrumbre del glaciar Perito Moreno fuera de época

El gigantesco glaciar argentino Perito Moreno se derrumbò de manera inusual durante el invierno, en un fenómeno que puede vincularse con el cambio climático global, según algunos expertos.

"Esta es la primera vez que el glaciar rompe en invierno. Puede que esté relacionado con el calentamiento global, pues el aumento de la temperatura afecta la resistencia del hielo", dijo Carlos Corvalán, director del Parque Nacional Los Glaciares, en la provincia de Santa Cruz (sur).

Los glaciares de la Patagonia retroceden a causa del cambio climático, según un estudio del Centro Austral de Investigación Científica (CADIC), aunque el Perito Moreno avanzó sobre el lago Argentino, debido a fenómenos sísmicos o por cambios en las condiciones de drenaje del hielo.

Los científicos han registrado desde 1917 avances y retrocesos en el coloso de hielo, cuyos ciclos de crecimiento y ruptura se han tornado irregulares a causa del calentamiento planetario, según estudios oficiales.

"En los últimos 20 años los glaciares a lo largo de la Patagonia han disminuido en su extensión entre un 10% y un 20%", había informado el Instituto Argentino de Nieves, Glaciares y Ciencias Ambientales de Mendoza (oeste).

El fenómeno de derretimiento de los glaciares de la Patagonia fue también señalado por el Laboratorio de Propulsión del Instituto Tecnológico de California (Estados Unidos).

Unos 100 glaciares se reducen en Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Austria, Noruega, Suecia, Italia, España y Suiza, según estudios de cambio climático.

Fuente: Cambioclimatico.org 

 

Que es el "Cambio climatico"

Que es el "Cambio climatico"

El clima de la tierra ha variado muchas veces a lo largo de su historia, debido a cambios naturales que se han producido en el equilibrio entre la energía solar entrante y la reemitida hacia el espacio. Algunas de las causas naturales de esas variaciones son: las erupciones volcánicas, los cambios en la órbita de traslación de la tierra, las variaciones en la composición de la atmósfera.

La temperatura media de la superficie terrestre ha aumentado más de 0,6ºC desde los últimos años del siglo XIX. La razón principal de dicho aumento, fue el proceso de industrialización iniciado hace más de un siglo y, en particular, la combustión de cantidades cada vez mayores de petróleo y carbón, la tala de bosques y algunos métodos de explotación agrícola. Estas actividades han aumentado el volumen de "gases de efecto invernadero” (principalmente metano, dióxido de carbono, oxido nitroso, clorofluorocarbonos, hidrofluorocarbonos y hexafloruro de azufre). La mayoría de estos gases se producen naturalmente y son fundamentales para la vida en la Tierra; ya que impiden que parte de la radiación solar que llega a la tierra, regrese al espacio, y sin ellos la Tierra tendría una temperatura media global muy inferior a la actual. Pero cuando el volumen de estos gases aumenta debido a la acción antrópica, se produce un aumento de la temperatura del planeta y se modifica el clima, generando diferentes impactos asociados. Por lo tanto, se espera se produzcan cambios en el clima futuro como sequías severas y prolongadas, aumento de las precipitaciones en algunas regiones y disminución en otras, aumentos de las temperaturas, aumentos en la frecuencia e intensidad de eventos climáticos extremos, etc. Algunos de ellos ya se están ocurriendo.

Fuente: Secretaria de Medio Ambiente

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres